Historia de los juegos de mesa

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

El gran auge de los juegos de mesa para adultos en la actualidad hace que nos preguntemos si nuestros antepasados también jugaban, en qué momento y a qué juegos. Conocemos juegos clásicos con larga historia como el Ajedrez o el Go, los juegos de cartas, como el Mus, del que podemos ver a adultos y personas mayores disfrutando de ellos, pero ¿ha sido siempre así? ¿desde cuando existen?

¿Desde cuándo jugamos los humanos? ¡Veamos!

Spoiler alert: desde siempre y es que los juegos de mesa comportan numerosos beneficios que ya se conocían en la antigüedad.

Bibliografía

A lo largo del artículo menciono varias fuentes, pero no quería dejar de recomendar los siguientes libros que presentan una investigación exhaustiva sobre los juegos de mesa siendo todos ellos muy recomendables.

Breve historia de los juegos de mesa

Un libro de Tomás H. M. Díaz Bórquez que nos cuenta la historia y desarrollo de los juegos de mesa en las culturas a través de los tiempos. Es un libro ameno lleno de anécdotas y curiosidades alrededor de los juegos de mesa. Como veremos en este artículo, los juegos nos acompañan desde siempre, así que hay mucha historia que contar.

Portada Breve Historia de los Juegos de Mesa

Ver en Amazon

 

 

Ludens

Un libro de Oliver Roeder que nos explica a través de siete juegos de mesa al ser humano. Los siete juegos son damas, backgammon, ajedrez, go, póker, Scrabble y bridge. Un libro donde se conecta el pasado y la historia de los juegos de mesa con la actualidad, la informática y la inteligencia artificial, desvelando los entresijos de nuestra forma de pensar y de nuestra humanidad.

Portada Ludens

Ver en Amazon

 

 

Un mundo de juegos

Un libro de Oriol Comas i Coma, una historia de los juegos de mesa del Juego Real de Ur al Monopoly. El autor estructura el libro en tres capítulos guiando la narración a través de los ojos del emperador chino Shun, el rey Alfonso X El Sabio y el impresor Godefroy Engelmann para contarnos la historia de los juegos de mesa hasta el Monopoly.

Además, deja abierta una posible segunda parte. Estaremos atentos.

Portada Un mundo de Juegos

Ver en Amazon

 

 

El juego de mesa a lo largo de la historia

Antigüedad

El primer juego del que hay constancia arqueológica se utilizaba en Mesopotamia, el llamado «El juego real de Ur»: un juego de tablero con casillas y piezas que se conservan en el British Museum de Londres y que recibe su nombre por haber sido encontrado en las tumbas reales de Ur. Se desconocen las reglas exactas, pero se cree que combinaba estrategia y suerte. También existen vestigios de dados y otras piezas de juego por el área de Turquía anteriores a la escritura, así que jugar parece habernos acompañado durante más de 5.000 años.

Otro juego de la Antigüedad es el «Senet» en Egipto, que data del 3100 a. C. según evidencias arqueológicas. Además de un pasatiempo, se cree que el juego representa el viaje del alma del difunto a través del inframundo, es decir, los juegos enseñaban aspectos religiosos y culturales de la sociedad. Se conocen los componentes del juego de los que se han hallado varios ejemplares, incluso en materiales lujosos, y existen varias teorías sobre las posibles reglas.

Representación de persona jugando al Senet

Este juego no es una excepción, en el Antiguo Egipto se han hallado restos arqueológicos y representaciones de otros juegos como el «Mehen», «Mancala», «las damas»…

Estos juegos proporcionaban entretenimiento y enseñaban costumbres sociales y religiosas, conectando a la comunidad en actividades lúdicas y rituales.

Antigüedad clásica

Gracias a las referencias en la literatura, el arte y a las evidencias arqueológicas podemos saber que los juegos de mesa eran parte de la vida en la antigüedad. Sabemos que jugaban tanto ricos como personas más humildes, generalmente en casas y también en lugares públicos como festivales o en reuniones sociales. Además de su importancia recreativa, también tenían su importancia en la educación, pues Platón entre otros filósofos de la época los mencionan como parte importante de la formación de los jóvenes.  Asimismo, existen evidencias de juegos de mesa asociados al consumo de vino con elementos de competición. En definitiva, los juegos de mesa eran una forma de entretenimiento y ocio para diferentes clases sociales. ¡Apenas hemos cambiado!

En la Grecia Antigua tenemos los juegos de mesa como «Petteia» un juego de estrategia similar al ajedrez, el Tavli similar al backgammon o el «Kottabos», un juego para beber vino. Cada uno sería jugado en un contexto. Vamos, el equivalente a nuestros eurogames o party games, ¡para todos los gustos!

Jarrón griego representando una escena de juego

En la Civilización Romana podemos nombrar el «Tabula Lusoria» un juego de estrategia y azar, similar al backgammon moderno. «Ludus Duodecim Scriptorum» (o «Juego de los Doce Marcadores») se juega en un tablero rectangular dividido en doce espacios, similar al backgammon también. «Calculi», también conocido como «Latrunculi,» es un antiguo juego romano de estrategia que se jugaba en un tablero cuadriculado similar al ajedrez.

Hoy en día se pueden encontrar tableros en termas romanas como la de Dougga (Túnez) o en el teatro de Mérida (España).

En China se conoce el «Liubo» un juego popular durante la dinastía Han (206 a.C. – 220 d.C.) y la dinastía Tang (618 – 907 d.C.). Las reglas no están claras a pesar de las investigaciones arqueológicas, se han encontrado tableros en tumbas, y bibliográficas, se mencionan en textos antiguos. El juego de Liubo se jugaba en un tablero cuadrado con un patrón de cuadrícula, y cada jugador tenía seis piezas (aunque también existen variantes) que se movían según el resultado de tirar seis bastones marcados. Se cree que Liubo era un juego complejo que combinaba elementos de estrategia, táctica y azar.

Liubo de origen chino

De I, Sailko, CC BY-SA 3.0 

Edad media

Durante la Edad Media se siguió jugando a los juegos anteriores, especialmente en la Europa medieval se heredan las costumbres lúdicas del Imperio Romano. Cambia ligeramente el peso de la Iglesia, al introducir sus valores y variantes alineadas con sus ideas, así como las ilustraciones y estética de los juegos de mesa.

Se juega a los dados, asociados al azar y a las apuestas. El ajedrez, con sus orígenes en la India, se difundió ampliamente en Europa durante la Edad Media. Era un juego estratégico que reflejaba la jerarquía social de la época, con piezas que representaban roles medievales como reyes, reinas, caballeros y peones. El ajedrez se convirtió en uno de los juegos de mesa más icónicos de la Edad Media. Se jugaba tanto en la corte de los reyes como entre la gente común. Los manuscritos medievales a menudo presentaban ilustraciones que representaban partidas de ajedrez, destacando la popularidad del juego.

Representación de una partida de ajedrez en un tapiz medieval

Las variantes del Backgammon continuaron siendo populares entre la nobleza.

Podemos encontrar otros ejemplos de juegos de estrategia y habilidad.

En China ya existen por esta época los primeros registros conocidos de cartas de juego que datan del siglo IX. Estas cartas eran diferentes de las que conocemos hoy en día, pero ya se utilizaban para juegos de azar y entretenimiento. No será hasta el siglo XIV que llegan a Europa a través de las rutas comerciales y especialmente a través del mundo islámico en España e Italia. A su paso por los diferentes países se van adaptando las ilustraciones y normas, estableciéndose lo que hoy conocemos como baraja española, baraja alemana o baraja francesa, siendo esta última la baraja estándar en muchos países a día de hoy.

Imagen de la primera baraja española hasta la fecha

Se conocen por esta época juegos similares al mus, a la brisca, skat, schafkopf, Yih-tz’u, Ma Diao o Kuai Zu.

Edad moderna

De esta época destaca la mayor disponibilidad de materiales que acercan de forma significativa los juegos a todas las clases sociales, aumentando su popularidad. Durante esta época se sigue jugando al Ajedrez y al Backgammon, se desarrollan más juegos de naipes como el «whist» y el «piquet«, el tarot en Italia, se popularizaron juegos de tablero más estratégicos, como el «Jeu de la Guerre» en Francia, que simbolizaba tácticas militares, especialmente apreciados por la nobleza.

En esta época los juegos de mesa se volvieron más refinados y se jugaron en salones de la alta sociedad. Los salones aristocráticos europeos acogían partidas de ajedrez, backgammon y juegos de cartas.

Durante la Ilustración, se promueven juegos de mesa educativos y moralizantes como el «Jeu de la Vertu», o Juego de la Virtud, donde los jugadores avanzaban por el tablero tomando decisiones éticas y enfrentándose a situaciones que les permitían demostrar virtudes en diferentes aspectos de la vida; y el «The Mansion of Happiness.»

De esta época es también el Juego de la Lotería o el Juego de la Oca, ambos con un componente principalmente lúdico.

El juego de la oca

 

El siglo XIX

En el siglo XIX, en plena revolución industrial y con acceso a más y mejores materiales, una globalización en auge y una incipiente comercialización a gran escala, se desarrollan numerosos juegos que aún tienen su impronta en la actualidad como el precursor del Monopoly, juegos de construcción, juegos narrativos como «Game of the District Messenger Boy» y «The Mansion of Happiness». La Lotería o Bingo, más juegos de naipes o el Juego de la Oca, conocido desde el siglo XVI, se hacen muy populares en esta época ya que el abaratamiento de costes de producción hace que sean asequibles para una audiencia amplia.

Las temáticas se diversifican y adaptan a la moralidad de la época.

Aparecen juegos de construcción que fomentan la creatividad como «Froebel Gifts» de Friedrich Fröbel. Aparecen nuevas variantes y nuevos juegos de naipes. Se comercializan juegos de mesa anunciados como portátiles para poder llevar el juego consigo, siendo diversos los entornos en los que se juega.

Recreación del juego Froebel gift

El siglo XX

El siglo XX ya tenemos los juegos con patentes y comercializados a gran escala en que podemos nombrar varios que nos sonarán: Monopoly, Scrabble, Risk, Jenga o Twister.

A medida que avanzaba el siglo XX, surgieron juegos de estrategia más modernos. «Monopoly,» lanzado en 1935, se convirtió en un fenómeno mundial y marcó una nueva era de los juegos de mesa. A partir de ahora ganan en importancia los diseñadores de juegos de mesa, pues la patente puede hacerte rico.

Primera página de la patente del Monopoly

Primera página de presentación de patentes de Charles Darrow para Monopoly, presentada y concedida en 1935

Durante este siglo se experimentan con diferentes temáticas y mecánicas: «Diplomacy» que es un juego de guerra que permite a los jugadores simular conflictos históricos. En la década de 1920, «Cluedo» incorpora elementos narrativos, de deducción y de roles. «Conecta Cuatro» se vuelve popular, un juego abstracto de estrategia pura y con reglas sencillas. «Warhammer» (1983) que permite a los jugadores participar en batallas estratégicas con miniaturas detalladas. Los juegos de rol en mesa continuaron evolucionando, con sistemas como «Dungeons & Dragons» experimentando múltiples ediciones y adaptaciones a lo largo de las décadas. «Magic: The Gathering» en 1993, un juego de cartas coleccionables que permite a los jugadores construir sus propios mazos y competir entre sí.

A partir de la década de 1980, los juegos de mesa alemanes, conocidos por su enfoque en la estrategia y las mecánicas innovadoras, ganaron reconocimiento internacional. Títulos como «Catan» (1995) y «Carcassonne» (2000) se convirtieron en éxitos globales.

Catan

La segunda mitad del siglo XX presenció una evolución significativa en los juegos de mesa, con el surgimiento de nuevas mecánicas, la diversificación de temáticas y el crecimiento del mercado internacional. Estos desarrollos sentaron las bases para la explosión de popularidad que los juegos de mesa experimentarían en el siglo XXI.

Actualidad

Un punto de inflexión en la historia de los juegos de mesa modernos es el lanzamiento de Colonos de Catán en 1995 en Alemania. Este juego de estrategia y comercio se ha convertido en un pilar del renacimiento moderno de los juegos de mesa. Los jugadores colonizan una isla, comercian recursos y compiten por la victoria.

En la actualidad vivimos una revolución de los juegos de mesa, donde se experimenta con nuevas mecánicas y temáticas. «Dominion» (2008) ahonda en la construcción de mazos. Se popularizaron los juegos cooperativos, donde los jugadores trabajan juntos para alcanzar un objetivo común, como «Pandemic» (2008) o «Gloomhaven» (2017). Títulos como «Carcassonne» (2000) y «Aventureros al tren» (2004) se convirtieron en éxitos internacionales. «Descent» (2005), que ofrece una experiencias inmersiva y narrativa. Los juegos Legacy, donde las decisiones tomadas en partidas anteriores afectan las futuras, ganaron popularidad con títulos como «Risk Legacy» (2011) y «Pandemic Legacy» (2015).

Gloomhaven

La plataforma de financiamiento colectivo Kickstarter permitió a diseñadores independientes llevar sus juegos directamente al mercado. Juegos como «Exploding Kittens» (2015) y «Gloomhaven» (2017) establecieron récords de financiación y cambiaron el panorama de la industria.

Explodding Kittens

 

El juego forma parte de nuestra humanidad

Si analizamos los juegos a lo largo de la historia vemos que no son simples juegos de niños, sino que los adultos de todo orden social también jugaban. Juegos de naipes en los salones de la nobleza, en las termas romanas, en las representaciones egipcias, en los mercados y ferias, en las tabernas, con fines educativos…

Los juegos entrañan un gran componente social, una parte de entretenimiento y una parte de ingenio.

 

 

Enlaces relacionados:

Beneficios de los juegos de mesa

Los 8 mejores juegos de mesa en 2024

 

Deja un comentario

error: El contenido está protegido por UniversoJugador